31 mayo 2006

22ª historia: archivada

El acusado asesina a su víctima con el convencimiento de que no podrá ser castigado debido a su particular condición: comparte una gran parte de órganos vitales con su hermano siamés, de tal manera que la cirugía no puede separarlos.
Así que discute con su futura víctima y la amenaza delante de testigos. Posteriormente y, aunque su hermano siamés intenta impedirlo, dispara a su víctima una serie de balazos que le causan la muerte, también ante varios testigos.
La policía lo detiene y pasa rápidamente a disposición judicial. Ante las concluyentes pruebas, el testimonio de los testigos y la propia confesión, el jurado le declara culpable (pero sólo a él, claro). Ahora el juez no sabe que pena aplicar, puesto que el castigo que sufra el acusado lo sufrirá también su inocente hermano siamés que se sienta con él en el banquillo de los acusados.
¿el crimen perfecto?
Esta semana la firma la pone Toni de Haro que no sólo nos deja una historia, sino que nos plantea un dilema moral. Qué duro ponerse en la piel del juez... ¡Hasta la semana que viene!

3 Comments:

Anonymous Toni said...

He estado unos días sin acceso a Internet. Una vez solucionada la incidencia entro a ver en qué quedó la dichosa barra que hacía perder el control de la situación y me encuentro con que la presente historia ha sido despachada a la primera de cambio.

Siento que haya resultado tan obvia. No pensé que fuera así.

Espero que la próxima (¡oh! sí, habrá una próxima) dé más juego.

Saludos,
-TONI-

10:03 p. m.  
Blogger Helio said...

A mi tu historia me pareció buena desde el principio, pero a veces los detectives tienen apariciones que le hacen ver una luz reveladora.

Para la próxima habrá que ser más retorcidos. ¡Hasta otra!

3:01 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Interesting site. Useful information. Bookmarked.
»

8:36 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Free Web Counter
Web Site Counter Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.